martes, 27 de marzo de 2012

Amigos

Recuerdo mi época de estudihambre, principalmente ese bello momento en que cursaba en el CBTIS. En mi carrera técnica casi no había hombres (laboratorista Clínico no es muy macho alfa que digamos) y pues me hice muchas amigas y amigos.



Eramos aproximadamente 65 en el grupo, de los cuales solo 8 o 10 hombres. Yo me juntaba con todos y todas, recuerdo que me encantaba ir al parque con ellos y jugar a las coleadas, pastel cortado, los quemados... y hasta hoyitos(sin albur), andar en líos de faldas, una y otra vez, pero eso me dejo con pocos cuates, la suma se redujo a solo 12, pero como siempre pasa, con el tiempo la gente se casa, hace su vida o se aleja de la vida social y al día de hoy sólo perduraron 3 muy queridos.

En la Universidad todo fue más culero, aquí ya cada quien llega con su pedo y muchos desertaron. Las diferencias se hicieron más evidentes y hasta, por más que fue unida tu generación, siempre hubo grupitos que no se mezclaron ni a chingadasos. Aquí lo que más me unió a mis amistades, para bien o para mal, fue el alcohol. Curioso.



Así, pedo conocí a mucha banda, simios, extraterrestres y mujeres, vicios, drogas, alegrías y variedad. Pero la amistad ya no pudo ser tan fuerte, tal vez por la edad o la misma competencia, todos bien clavados en su estudio, en la biblioteca y en sus tesis chingandole para ser mejor que los demás. "Competencia sana" dijera el puto negro, pero al final: Rivalidad. Me hice enemistades más por mi suerte que por otra cosa. Muchisimas veces entré pedo a clases, algunas otras pasé las materias sin saber ni madres, otras nada más presentando los exámenes finales o el extraordinario, por extrañas razones llegaban a mis manos los trabajos que había que entregar ¡Ya resueltos! y de inmediato saltaba la envidia y la encabronades de los que si asistieron, de los que si estudiaron, de los que entraron sobrios y lo peor, REPROBARON por pendejos, no hay otra. Y aún más, esa cagades que sintieron al verme titulado antes que ellos. Y poco a poco se fueron yendo, unos por traiciones, otros y otras por andar con ciertas viejas X, y como siempre las chismosas y burras que me pidieron ayuda del segundo semestre cuando yo ya iba en ¡¡¡Noveno!!! ¡¡¡No mamen!!!, no me acordaba ni de lo que desayunaba en aquellos días no me chinguen. Al final de la carrera ya tenía amigos contados con los dedos de "una" mano. Literal.



Para mi buena suerte aquellos amigos que sobrevivieron al tiempo y al carácter cambiante (que todos hemos padecido no se hagan pendejos) aún siguen presentes, pero ya nada más espero que no se vayan como lo hicieron otros, que ya en la recta final me dijeron "Adiós" como mi chalan que tanto extraño.

Ahora en mi etapa de casado y de trabajador responsable y honesto por supuesto que es muchísimo más difícil hacer amistades. Si crees que tendrás amigos te equivocas, siempre habrá pedos, malos entendidos y más pedos por muy social que seas por que ya entra otros dos factores muy importantes: Dinero y Sexo, cosas de las cuales ando preparando otro post para más adelante.


Yo solo espero que sigan esas pedas tan chingonas con mis amigos que aún me quedan y perduren por mucho tiempo y hasta vernos morir. Salud.



No hay comentarios :

Publicar un comentario