martes, 28 de agosto de 2012

Culpables

No era Culero.

Llegué a vivir a Teoloyucan y me gusto una chavita (a la que llamaremos la "Lagartija") que ensayaba sus quince años, yo tenía 17. Un Día se me ocurre decirles a los cuates que me gustaba y los culeros me hacían burla. Un día nos encontraron en la calle y le gritaron:

-Oye!!, mi amigo te quiere conocer!

y ella dijo:

-Ash no gracias.

Pinche orgullo es cabrón y la ignoré. Días después le aventé el perro a otra vieja y la Lagartija se enceló, se me aventó y me dijo "¿no que te gustaba yo?"

Besame.

Así empieza esta historia de terror.

Como buen muchacho le dediqué mucho tiempo, avance poco a poco por cada base y de pronto ella me engañó. La perdoné y me volvió a engañar, la volví a perdonar y me convertí en ese hijo de puta que todos llevamos dentro. La perdoné de nuevo.

En la escuelita (CBTIS) me hice novia a una chiquilla que llamaremos "Pierna" iba en mi salón pero resultó ser bien monja, no me quería ni besar en publico, decía que eran espectáculos para la gente. De pronto se pusieron de moda esas mamadas de que si tu boleto del camión al sumar sus números te daba 21 era un beso, lo podías canjear con la morra que quisieras. Verga era una pendejada pero bien chingón eso.

Cierto día me salió un 21 y me paré afuera de la escuela y a toda morra que pasaba le decía "¿oye, me cambias mi 21?" Me mandaban a la verga en calidad de ya. Hasta que pasó una y me dijo "Va, yo te lo cambio" Me puse nervioso, esa morra a la que llamaremos "Ruby" iba en el mismo salón que mi vieja y yo y le dije que el viernes nos veíamos a la salida, que me diera chance de acompañar a mi vieja a su casa y regresaba en chinga. Ruby obviamente sabía lo mio con Pierna.

Dijo que si.

El viernes a la hora de la salida acompañe a Pierna a su casa, la cual vivía muy cerca de la escuela, la dejé en chinga y me dijo:

-¿Por qué te vas?
-Tengo que llegar en chinga a mi casa, el lunes te explico, adiós.

Le dí un beso rápido y me regresé a la escuela en putiza.

Ruby ya se había ido.

Pinche Karma

El lunes le reclame a Ruby, le dije que por su culpa deje a pierna en chinga, para ir con ella y que me canjeara mi 21.

Me dijo:
-Ay a poco si quieres que te lo cambie, ¿y tu novia que? ¿no se enoja?
-Pues no le vamos a decir ¿o si?
-Pues no, pues orales, el viernes si te espero, pero conste, no le digas nada a Pierna
-Jajajaja, no


El viernes llegó y de pronto a la hora de la salida voy y quiero dejar en chinga a Pierna y no me deja. Me la empieza a hacer de jamón por lo del viernes pasado.

-Ya me tengo que ir
-No, no te vayas, ya te fuiste el viernes pasado, quédate conmigo un rato
-En serio te lo juro, dejaron mucha tarea de historia, ¿no recuerdas? 
-Si es por eso dame tu cuaderno yo te la hago
-Pero mi mamá me dijo que llegara temprano
-No, no te vayas(lagrimas en sus ojos)
-Mi abuelito cumplea años, tengo que irme ya.

Más lagrimas, me suelta y se va llorando.

Vale madre, esa parte no estaba en el plan. En esa época si me daba no sé que hacer llorar a las inocentes, voltee a verla y vi que se sentó a llorar. Me regresé.

-Esta bien, cuanto tiempo quieres que me quede contigo
-Una hora, yo también me tengo que ir en un rato
-ok (le di mi cuaderno)

Esa tarde fue besos y abrazos. Llegó la hora y se fue a su casa y yo me regrese a la mía. Mis pasos eran los de un hombre derrotado, cabizbajo, en mi mente me decía "Ruby se va a enojar, tanto que le insistí y yo le falle"

Al llegar a la parada de las combis levanté la mirada y mi asombro no cabía, mi color de cara cambió a rojo y sentí una vergüenza increíble.

 ¡Ruby me seguía esperando!


-¿Por qué me esperaste tanto tiempo? ¡que pena!
-Dijiste que hoy
-Disculpame, no me dejaba venir, se puso bien loca.
-No te preocupes, lo imaginé ¿nos vamos?
-Ok

Ni siquiera sumaba 21 mi boleto.

Nos fuimos a Tlalne y toda la tarde fue besos y abrazos, la pase realmente bien. 
Ya cuando la noche amenazaba con caer, me despedí de ella y pactamos no decir nada y repetirlo cuando se pudiera.

Ese noche, llegué a mi casa y salí a buscar a la Lagartija. La encontré y le invité unas chelas.

-Qué crees que me paso hoy, salí con dos viejas jajajaja
-Pinche culero, ¿por qué me cuentas eso?
-¿Culero yo? Culera tu, o ¿ya se te olvidó? jajajaja ya no le hagas a la mamada y besame

Y así la pase con besos y abrazos con tres el mismo día durante mucho tiempo.

Ya soy un culero.

No hay comentarios :

Publicar un comentario