sábado, 6 de julio de 2013

Trabajos Desechables

Puedo decir que ahora me encuentro en un empleo estable, me da confianza y me quita esa preocupación por muchos años. Pero no todos pueden decir lo mismo.

Ya hasta parece moda leer los titulares y ver: 
  • "Basurillera despedirá a 10 000 empleados tras las bajas ventas" 
  • "Patitroto eliminará su línea de trututo para minimizar costos, 5 mil empleados quedaran fuera" 
  • "Tras la compra de Pretete, vendrán despidos de más de 8 mil empleados"

Que mierda. 

Querer formar tu hogar, tu patrimonio, tu familia, entregarle las esperanzas a una empresa o compañía para que cuando menos te lo esperas te den una patada en el culo y tus sueños y esperanzas se vayan al carajo. O que tal con esas empresas que cambian de razón social a cada rato para evitar la antigüedad, o aquellos que no ofrecen las prestaciones de ley.  Para nuestra desgracia el modelo económico en el que vivimos se presta mucho para eso, empleos y empleados desechables y parece no causarle a los dueños ni el más mínimo remordimiento. 

Justo cuando ya parece una tendencia mierdera sale una compañía japonesa muy querida a callarle el hocico a esos ogetes inhumanos. 

A Satoru Iwata, cuando se encontraba en su junta anual con los accionistas de Nintendo, le preguntaron por qué la compañía no ha llevado a cabo despidos o una reestructuración corporativa para de esta manera mejor los resultados financieros; don Chingón respondió:

“Respecto al motivo por el cual no hemos reducido el número de nuestro personal, es cierto que nuestros negocios tienen sus altas y sus bajas cada pocos años, y por supuesto, nuestra situación ideal es la de conseguir beneficios incluso en las peores épocas, devolver estos beneficios a los inversores y mantener altas nuestras acciones. Creo que deberíamos seguir trabajando en mantener este ideal”

“Creo que podemos llegar a conseguir ganancias con nuestra estructura actual mientras popularizamos nuestras plataformas en el futuro. En Nintendo, los empleados hacen valiosas contribuciones en sus respectivos campos, así que creo que despedir a un grupo de empleados no ayudará a fortalecer los negocios a largo plazo. Si reducen el número de empleados para mantener los resultados financieros a corto plazo, la moral de los empleados bajaría, y sinceramente dudo que los empleados que teman ser despedidos sean capaces de desarrollar títulos que puedan impresionar a la gente de todo el mundo”

Grandes palabras de aliento en un mundo donde parece haber desaparecido la humanidad. Es una pena que pocos reconoceran el cachetadon con guante blanco que les acaba de dar con filosofía japonesa pura. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario